miércoles, 7 de diciembre de 2011

Los dependientes en 2049 serán el doble que ahora, pero no 9 de cada 10, como se interpretó


Mayores en un pueblo de Extremadura
Si la fecundidad, la mortalidad y los movimientos migratorios continúan la misma tendencia actual, antes de 2050 la tasa de dependencia en España será el doble que la actual. Es decir, pasará del casi 48% actual a casi el 90%. (nota oficial con las estimaciones del Estado). Este porcentaje no es sobre la población total, como en un primer momento interpretamos, sino que representa el número de dependientes de los que se hará cargo cada persona activa.
La explicación de que en 2049 se prevea que vaya a haber casi un dependiente por cada persona activa se encuentra principalmente en el escaso número de nacimientos y en el aumento de las defunciones, debido a una población cada vez más envejecida, que se prevén.

Sobre los nacimientos, y a pesar de que se espera un incremento, apenas se llegarán a alcanzar en España los 1,71 hijos por mujer en 2048 (en 2010 la media era de 1,38: nota del INE sobre demografía).

En estos magros números de natalidad aún estaría pasando factura lo que la investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas Margarita Delgado define como “el agudo descenso experimentado por la fecundidad en España a partir de la segunda mitad de los sesenta” y entre cuyos factores “más relevantes” cita “el envejecimiento del calendario de la maternidad” (publicado por el Centro de Investigaciones Sociológicas, ver la página 219 del archivo que se adjunta con el documento).

La previsión oficial muestra, efectivamente, un paulatino aumento de la edad media a la que las mujeres son madres por primera vez (INE,página 5), lo que influye en que se queden sin tiempo para tener un mayor número de hijos, dado que la capacidad “biológica de procreación disminuye conforme aumenta la edad”, como recuerda Delgado.


El reemplazo requiere un primer hijo a los 27, ahora se tiene a los 31

Para esta investigadora del CSIC, la primera maternidad “debería situarse en torno a los 27 años, como máximo”, para poder alcanzar “el nivel de reemplazo” (publicado por el CSIC, ver página 220). Actualmente, la edad media a la que las españolas tienen su primer hijo ya supera los 31 años (nota del INE sobre la demografía en 2010), lo que supone que ya se ha alcanzado, y superado, lo que el Estado preveía para 2048 (INE, página 5 http://www.ine.es/prensa/np587.pdf ).

De otra parte, se prevé que antes de 2050 los hombres vivirán de media 6,5 años más y las mujeres 5,8 (INE, página 4).

La nota de esta proyección oficial explica cómo un “mayor tamaño poblacional y una estructura demográfica cada vez más envejecida producirían un continuo crecimiento del número anual de defunciones”, con lo que “el saldo entre nacimientos y defunciones entraría en una dinámica continuamente decreciente. De hecho, dicho excedente vegetativo, tras haber alcanzado su máximo de las últimas décadas en 2028, acabaría tornándose en negativo a partir de 2020, lo cual supondría un fuerte freno al crecimiento poblacional”.

“Con ello”, apunta textualmente el documento oficial, “por cada 10 personas en edad de trabajar, en 2049 residirían en España casi nueve personas potencialmente inactivas (menor de 16 años o mayor de 64). Es decir, la tasa de dependencia se elevaría hasta el 89,6%, desde el 47,8% actual” (INE,página 3).


Para el demógrafo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Julio Pérez Díaz este crecimiento de la población dependiente que se está produciendo no debe despertar excesiva alarma.


Aunque actualmente sí hay menos trabajadores y más dependientes, afirma, el aumento de la productividad de los primeros permitirá mantener a los segundos. Además, añade, si hay más mayores de 64 años se debe a un fenómeno tan positivo como el aumento de la esperanza de vida (publicado en digital.csic)

El también doctor en sociología Pérez Díaz explica cómo “el envejecimiento demográfico no es más que el resultado de una mejor manera de mantener las poblaciones humanas, más eficiente en el rendimiento obtenido por cada nueva vida traída al mundo” (artículo del CSIC).

“No nos hallamos ante una repetición de antiguas decadencias como la del Imperio romano” concluye el artículo de este estudioso de la mayor agencia pública de investigación. Al contrario, explica: “El cambio demográfico en España ha facilitado una mayor inversión social y familiar en los hijos, lo que ha conllevado un aumento notable del capital humano y social. Ello ha hecho más productiva la economía y ha abierto una nueva y abundante cantera de mano de obra, la femenina, ahora menos obligada a las tareas reproductivas. Ni siquiera es cierto que la nueva pirámide poblacional sobrecargue los sistemas sanitarios. Son los cambios en las pautas de consumo y la modernización de tales sistemas los que explican la mayor parte del incremento en el gasto sanitario en los países desarrollados.”

2 comentarios:

  1. alguien me puede explicar como de la frase "por cada 10 personas en edad de trabajar, en 2049 residirían en España casi nueve personas potencialmente inactivas (menor de 16 años o mayor de 64)" se puede pasar al absurdo titular de que "el 10% de la población deberá mantener al 90% restante". La tasa de dependencia no es el porcentaje de la población dependiente sobre el total (que en este caso sería de 9/19 = 47,4% más o menos) sino el número de dependientes que debe financiar cada persona activa (es decir 9/10 = 89,6%).

    El titular correcto sería "el el 53% de la población deberá mantener al 47% restante" que está a años luz del publicado.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, hubo una mala interpretación de la tasa de dependencia, que no es sobre el porcentaje total de población, como apuntas. Gracias por haberte tomado la molestia de aclararlo

    ResponderEliminar